Volver a Noticias

21 de   octubre 2017
INAUGURACION CURSO 2016-2017
INAUGURADO EL CICLO DE CONFERENCIAS DE ALUEX



María José Saiz Ruiz Presentando el acto.


La Asociación de Alumnos y Amigos de la Universidad de la Experiencia, ALUEX, inauguraba el 21 de octubre su Ciclo de Conferencias “La Cultura no tiene edad”, que se desarrollará desde octubre hasta mayo de 2017.

Carmen Rosa Martínez, Santiago Cabañero y María Ángeles Martínez Paños

El acto de inauguración, que  tuvo lugar en el Salón de Actos de la Diputación Provincial de Albacete, comenzaba con un minuto de silencio y de recuerdo hacia Ramón Bello, el que fuera alcalde de Albacete, fallecido dos días antes.

La inauguración contó con la presencia del presidente de la Diputación Provincial de Albacete, Santiago Cabañero, quien agradeció a ALUEX que durante 26 lunes fuera capaz de llenar de cultura y de conocimiento las instalaciones de Diputación. Cabañero destacó el esfuerzo con el que desde la asociación se trabaja “para programar un ciclo de conferencias, de calidad y con muy buenos ponentes”.





En representación del alcalde, la concejala de Educación del Ayuntamiento de Albacete, María Ángeles Martínez Paños, elogió la valentía de los socios de ALUEX a la hora, no sólo de buscar conocimientos y cultura, sino de querer compartirla y exportarla a los demás.”Un ejemplo de ciudadanos que contribuyen a mejorar nuestra ciudad”.

El acto también contó con la presencia de diputados provinciales, concejales, representantes del mundo de la judicatura, asociaciones, entidades colaboradoras como Globalcaja, y otros representantes del tejido social albaceteño.

La presidenta de ALUEX; Carmen Rosa Martínez, agradeció a las instituciones su colaboración con la asociación, y animó a los presentes a formar parte de la gran familia de ALUEX, “un conjunto de colores en el que no falta ni sobra ninguno”.

El Ciclo de Conferencias comenzaba con la ponencia del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco, quien habló de La Justicia en España y en Castilla-La Mancha. Una disertación seguida con mucha expectación por parte del público congregado en el Salón de Actos de Diputación Provincial, y en la que Rouco se definió como un juez, con espíritu de servicio, que cree y confía en la justicia.


Este es el discurso de apertura de la presidenta de Aluex Carmen Rosa Martínez Orellana

   ..Unas breves palabras de bienvenida ante el nuevo curso que comenzaremos.
     No quisiera repetirme, pero es obligado manifestar mi agradecimiento personal y el de toda la Junta Directiva, a cuantas instituciones, Organismos y particulares nos prestan su impagable ayuda, para que cada día que comienza, se renueven nuestras ilusiones y energía, en la confianza que los trece años que lleva ALUEX existiendo, siga su camino sin perder su destino.
      El árbol de nuestro logo sigue en pie, cambiando el colorido de sus hojas, la caída de alguna…. Pero aguantando los cambios de temperatura, los bruscos vientos y los trasplantes…. Año tras año, la savia que entre todos aportamos, hace que siga dando frutos para el bien de todos y de nuestra ciudad.
     No me resisto a contarles un breve cuento,(anónimo), del que seguramente podremos sacar alguna lección
“La disputa de los colores”
      Un día los colores del mundo empezaron a discutir entre ellos, ya que cada uno pretendía ser el mejor, el más importante, el más bello, el más útil y favorito de todos.
       El verde afirmó: 'Yo soy el más esencial, es innegable. Represento la vida y la esperanza. He sido escogido como la hierba, los árboles y las hojas. Sin mí, los animales morirían. Mirad el campo y veréis que soy el que más presente está'. El azul tomó la palabra: 'Tú solo piensas en la tierra, pero olvidas el cielo y el océano. El agua es la base de la vida. Y el cielo nos da espacio, paz y serenidad. Sin mí, ninguno de vosotros seríais nada'.
       El amarillo se rió ante esas palabras: '¡Que gracia me hacéis los dos!. Yo aporto la risa, la alegría y el calor al mundo. La prueba es que el sol es amarillo al igual que la luna y las estrellas. Y si miráis al girasol, él os mostrará que yo soy la vida, sin mí, no habría ningún placer en esta vida'.
       El naranja elevó su voz entre el tumulto: 'Soy el color de la salud y de la fuerza. Tal vez me ven menos a menudo que a vosotros, pero soy útil para las necesidades de la vida humana. Transporto las vitaminas más importantes. Pensad en las zanahorias, en las calabazas, en los mangos y papayas. No estoy presente todo el tiempo, pero cuando coloreo el cielo en los amaneceres o atardeceres mi belleza es tal que ya no se fija solo en vosotros, se fija en mí'.
      El rojo, que se había mantenido al margen hasta ese momento, tomó la palabra alto y fuerte: 'Soy el jefe de todos los colores, porque soy la sangre, la energía de la vida. Soy el color del peligro y de la valentía. Siempre estoy dispuesto a pelearme por una causa. Sin mí, la tierra estaría vacía como la luna. Soy el color de la pasión y del amor, de la rosa roja, de la poinsetia y de las amapolas'.
      El púrpura se levantó y habló dignamente: 'Yo soy el color de la realeza y del poder. Los reyes, los jefes y los obispos me escogieron porque soy el signo de la autoridad y de la sabiduría. La gente no me interroga, me escuchan y obedecen'. Finalmente el índigo tomo la palabra con mucha más calma que los demás pero con la misma determinación: 'Pensad en mí, soy el color del silencio. Quizás no me hayáis visto, pero sin mí, seríais insignificantes. Represento el pensamiento y la reflexión, la sombra del crepúsculo y las profundidades del agua. Me necesitáis para el equilibrio, el contraste y la paz interior.
      Y así, los colores, continuaron jactándose convencidos cada uno de ellos de su propia superioridad. Su disputa se hizo cada vez más fuerte. Pero de repente, un relámpago apareció en el cielo y el trueno gruñó. La lluvia comenzó a caer fuerte e, inquietos, los colores se acercaron unos a otros para sentirse más seguros. Y en medio del clamor la lluvia tomó la palabra: ­ '¡Idiotas! ¡No dejáis de discutir y cada uno intentar mandar sobre los demás! ¿No sabéis que cada uno de vosotros existís por una razón especial, única y diferente? Juntad vuestras manos y venid conmigo'. ­Los colores obedecieron­ Y la lluvia prosiguió: 'De ahora en adelante, cuando llueva, cada uno de vosotros atravesará el cielo para formar un gran arco de colores y demostrar que podéis vivir juntos en armonía.

      El proyecto de nuestra Asociación, es una paleta de diversos colores donde podemos elegir el que más nos guste, pero no olvidemos que todos juntos, forman el maravilloso espectáculo que admiramos en el cielo.
      Aluex aspira a ser un arco iris donde tienen cabida todos los colores, todas las sensibilidades, todos los pensamientos, todas las propuestas…  todos nosotros irradiaremos más luz si vamos unidos.


  

 
Volver a Noticias